9 jul. 2007

POEMA AL CUERPO










"Queridos huesos que soportáis el peso
Queridos músculos que ejecutáis mis gestos
Queridos fluidos que dais calor y humedad
Queridos trasiegos químicos y eléctricos que hacéis posible el orden
Queridos vortices de los que solo conozco vuestro nombre
Querido en fin cuerpo acogedor, único hogar habitable,
morada temporal, construcción efímera
Desde lo más denso hasta lo más sutil te engarzas y organizas
con la sabiduría profunda de siglos de experiencia y adaptación...
Quiero quererte, cuidarte y respetarte, todos los días de nuestro tiempo
Y cuando ese tiempo esté ya avanzado, contemplaré los signos de tu desgaste con admiración y agradecimiento..
Seremos cómplices amantes hasta el ultimo segundo de nuestro pacto
Cuando llegue ese momento
Yo no seguiré animándote y tu no serás ya mi soporte
Todo ocurrirá según leyes muy antiguas llenas de sabiduría y misterio
La energía que nos une se librara de tus ataduras y de mi voluntad
Los elementos que te componen volverán con otro destino a la tierra
Y yo, el ser que ahora te habita, emprenderé un nuevo camino
Hacia lo siguiente, en dirección al Gran Plan que todo lo abarca.."

(Febrero 2005 - Chelete Monereo)


EL ARTE DE ESCUCHAR...



Si escuchas con todo tipo de prejuicios, esta es una forma errónea de escuchar; en realidad es la mejor manera de “no escuchar”..
Parece que escuchas, pero estás únicamente oyendo y no escuchando.
Escuchar correctamente quiere decir dejar tu mente a un lado.
No quiere decir que te vuelvas crédulo, que creas todo lo que te dicen. No tiene nada que ver con creer o no creer.
Escuchar correctamente quiere decir:

" No me importa en este momento lo que creo o no creo. No importa si estoy de acuerdo o no. Simplemente estoy escuchando, sea lo que sea. Más tarde puedo decidir si es correcto o nó. Más tarde puedo decidir si lo sigo o no."


Y la belleza de escuchar de verdad es que al utilizarla te das cuenta de que la verdad tiene su propia música..
Si puedes escuchar sin prejuicios, tu corazón te revelará la verdad.
Si lo que escuchas es verdad, una campana sonará en tu corazón. Si no es verdad permanecerás indiferente; no habrá campanas , no habrá conexión..
Esta es la mayor cualidad de la verdad: que si la escuchas con el corazón abierto, inmediatamente creará una respuesta en tu ser ― tu centro se eleva..y el corazón se abre al reconocerla..
No es una cuestión de decidir lógicamente si lo que se ha dicho es verdad o mentira.
Por el contrario, es una cuestión de amor, no de lógica. 

La verdad inmediatamente crea amor en tu corazón, algo te toca de forma misteriosa...

Pero si escuchas de forma equivocada ― quiero decir con tu mente llena, llena de basura, llena de conocimiento ajeno..libresco, conceptual.. entonces no dejarás que tu corazón responda a la verdad.
Perderás una gran oportunidad, perderás la oportunidad de conectar con la verdad del momento.
Tu corazón estaba preparado para responder a la verdad…el corazón responde solo a la verdad, recuerda, nunca responde a la mentira.
Con la mentira permanece totalmente en silencio, insensible, sin respuesta.
Con la verdad es como si el sol se hubiera levantado y la noche hubiera dejado de existir y las flores se abren, y toda la existencia se despierta...


SOBRE LOS PENSAMIENTOS...














Los pensamientos existen por su propia cuenta, no son parte de tu naturaleza, van y vienen ― tu permaneces..


Tu eres como el cielo: nunca viene, nunca se va, está siempre ahí. Las nubes van y vienen, son un fenómeno pasajero, no son eternas..


Incluso si intentas agarrarte a un pensamiento, no podrás retenerlo por mucho tiempo; tendrás que dejarlo ir, los pensamientos tienen su propio nacimiento y su propia muerte.


Los pensamientos no son tuyos, no te pertenecen. Son visitantes, invitados, no son los anfitriones..


Si observas con atención, tu serás el anfitrión y los pensamientos serán los invitados. Y como invitados, son maravillosos, pero si te olvidas de que tú eres el anfitrión y ellos son solo invitados, entonces te verás en un lío. Te verás en el infierno. Tú eres el dueño de la casa, la casa te pertenece, y los invitados se han convertido en anfitriones. Recíbelos, atiéndelos, pero no te identifiques con ellos, o se convertirán en tus dueños.


La mente se vuelve un problema porque has permitido que los pensamientos te penetren tan profundamente , que te has olvidado de distanciarte; te has olvidado de que están de paso, vienen y se van.


Recuerda siempre “eso”, que permanece: esta es tu naturaleza, tu tao. Permanece siempre atento a “eso” que nunca va, ni viene, al igual que el cielo.


Cambia tu actitud: no te fijes en los visitantes, permanece en la posición del anfitrión, deja que los invitados vengan y se vayan.

SI CONFIAS EN LA DIVINIDAD...




Si confías en la Divinidad, si te entregas a ella en todas tus partes de la personalidad ó ego, todo lo que te ocurra te ayudará a crecer. La vida te proveerá de todo. Sea lo que sea que necesites en un momento dado, te será dado, justo en ese momento. Te viene justo en el momento en que lo necesitas, nunca antes ni después. Cuando lo necesitas te viene, ¡Es instantáneo! Esta es la belleza de confiar en Dios. Poco a poco irás viendo como la existencia te va dando, te va cuidando. No eres indiferente a la existencia. No eres en absoluto ignorada por ella. No te preocupes innecesariamente; la existencia te provée de todo lo que necesitas. Una vez que aprendes el arte de confiar, toda preocupación desaparece. Solo los que se entregan a Dios viven en autentica libertad.

SOMOS ESENCIALMENTE PUNTOS DE CONCIENCIA...















Somos esencialmente puntos de conciencia sumergidos en un espacio intermolecular, en donde aparentemente tiene lugar el drama kármico de nuestra vida, el dilatado escenario en donde los devas (los angeles), utilizando cada uno de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, construyen panoramas, ambientes y circunstancias cada vez más apropiados para que nuestras particulares motivaciones, ideales o sueños, hallen en todo momento la posibilidad infinita de manifestarse...

(Vicente Beltrán Anglada)

Sobre "Camino" de Monseñor Escrivá de Balaguer...


Es un hecho verídico, que un amigo presenció:

Estaban varios sacerdotes del Opus, ostentosamente hablando sobre las maravillas intelectuales que el conocido libro "Camino" de Escrivá de Balaguer contenía, en presencia de un sacerdote de pueblo, que calladamente escuchaba..
Más de una vez le preguntaron si no lo había leido, a lo que el sacerdote respondía con humildad que nó...
Finalmente con gran énfasis uno de ellos le dijo, que como era posible que no conociera el "Camino" , a lo que el curita de pueblo respondió:

"Mire usted, tan sólo conozco un camino, y se llama Cristo
, los otros no son caminos, son atajos que normalmente no tienen salida..!"

SOBRE LA MEDITACION...



La meditación es ser TESTIGO

La meditación no es algo propio de la mente, sino algo que está más allá de ella..
La meditación comienza por separarse de la mente, por ser un testigo. Esta es la única manera de separarse de algo. Si estás mirando hacia la luz, una cosa es segura: tú no eres la luz, eres quien está mirando la luz. Si estás observando las flores, una cosa es segura: tú no eres la flor: eres el observador.
La contemplación es la clave de la meditación.
Contempla tu mente. Limítate a ser un observador. A medida que observes, lenta, lentamente, la mente se vaciará de pensamientos. Pero no te estás quedando dormido; estás cada vez más alerta, más consciente.
Cuando la mente se vacía por completo, toda tu energía se transforma en una llama de despertar. Esta llama es el resultado de la meditación. Asi que puedes decir que la meditación es otro nombre de la contemplación, del ser testigo de la observación, sin emitir juicio ni evaluación alguna. Sólo por medio de la contemplación, saldrás de inmediato de la mente...



La meditación es SILENCIO

La mente implica palabras, el YO, silencio.
La mente no es sino la suma de todas las palabras que has acumulado.
El silencio es algo que siempre ha estado contigo, no es una acumulación. Esta es el significado del Yo: es tu cualidad intrínseca.
Sobre el fondo del silencio, continúas acumulando palabras, y la suma de todas las palabras es lo que se conoce como mente.
El silencio es meditación. Es una cuestión de cambiar la percepción de la forma, de desviar la atención de las palabras hacia el silencio, que siempre ha estado allí.


La meditación es GOZO

La meditación es simplemente sentirse GOZANDO de la propia presencia.
La meditación es el GOZO de la propia existencia.
Es muy simple: un estado de conciencia en completa relajación, en el cual no haces nada.
Cuando llega el momento de actuar te pones tenso. De inmediato llega la ansiedad. ¡Cómo hacer? ¿Cómo lograrlo? ¿Cómo no rendirse?
La meditación consiste simplemente en existir, sin hacer nada: ni acciones, ni pensamientos, ni emociones. Simplemente existes.
¿De dónde proviene este GOZO cuando no estás realizando actividad alguna?

No proviene de ninguna parte, o bien procede de todas partes.
No hay razones para él, pues la existencia está llena de un material llamado júbilo, este no requiere de causa, de razón alguna. Si estás triste tienes un motivo para estarlo. Si estás feliz. simplemente lo estás, no hay razones para ello. Tu mente tratará de encontrar una razón, porque no puede creer en lo inmotivado, por no poder controlarlo. Con lo inmotivado, la mente se torna simplemente impotente. Por eso la mente sigue hallando una u otra razón. Cuando estás feliz, no hay razón alguna para ello. Esto se debe a que la felicidad no es sino el material del cual estas hecho. Es tu propio SER. tu esencia más íntima.
Mira los árboles, los pájaros, las estrellas... si tienes ojos para ello, serás capaz de ver que la existencia toda está llena d alegría. Todo es simplemente dicha. Los árboles son felices sin razón alguna; no van a ser presidentes, no se volverán ricos ni recibirán nunca un extracto bancario. Contempla las flores: no hay motivos. Es simplemente increíble lo alegre que son las flores. La existencia toda está hecha del material llamado alegría.